martes, 6 de diciembre de 2011

Crítica a la película "Tierra y Libertad" de Ken Loach




(crítica originalmente escrita para film affinity, que finalmente tuve que desplazar al blog por la longitud de la misma)

Antes de comenzar esta crítica debo hacer la siguiente puntualización, puesto que es de justicia avisar al respecto: ésta es mi primera crítica en Filmaffinity, la razón que me ha llevado a escribirla es bien sencilla; siempre que veo alguna película suelo encontrar alguna crítica con la que me siento más o menos identificado, he leido atentamente todas las críticas expuestas y no veo ninguna que se acerque ni de lejos a aquello que pienso sobre ésta cinta.

Dicho ésto, mi crítica tendrá un contenido abiertamente político, no podrá ser de otra manera puesto que la misma película está impregnada de compromiso militante y político que no podemos pasar por alto, por lo tanto una buena crítica de esta película deberá centrarse en los aspectos historiográficos e ideológicos de la misma, sin desde luego hacer desprecio a los esfuerzos del director en el plano técnico que comete algunos errores burdos e infantiles (como los micrófonos en la escena de la asamblea) pero que también transmite un realismo bastante conseguido.

La película, como ya es bien sabido, es una adaptación algo libre del libelo de George Orwell "Homenaje a Cataluña", ¿porqué utiliza Loach semejante referente para hacer una obra sobre la guerra civil? es imposible saberlo a ciencia cierta, a no ser que pensemos que Loach está tratando de vertir en su historia el pensamiento trotskista (y el suyo propio) de la época sin ningún apuro ni remordimiento, puesto que no podemos considerar a la narración orwelliana como un estudio serio ni imparcial sobre el conflicto bélico; el historiador hispanista Pierre Vilar considera a Orwell como "el testigo más despistado en el combate más confuso de la historia", con semejante carta de presentación tendremos que enfrentarnos a un relato en el que Loach toma diversos trozos sobre la guerra y los une a su propia conveniencia para crear el relato que a él le interesa. Veamos.

Loach construye su metarrelato a través de las siguientes secuencias: un miembro del partido comunista británico, "idealista" y de firmes principios que decide ofrecerse como voluntario para combatir en el bando republicano, al llegar a la España asesiada por los golpistas comandados por Franco, se alista a las milicias del POUM, en una primera parte el director tratará de mostrarnos la buena voluntad de estos milicianos, llenos de pureza, sabiduria, no exentos de errores, pero buenos chavales llenos de idealismo y por ello perdonables en todo. En ésta primera parte construye la imagen del POUM como un partido comprometido con la lucha antifascista, luchador, rebelde, que rebosa camaradería y afán revolucionario en cada una de sus acciones, una lucha exitosa en un pueblo donde viven 4 viejas, donde a posteriori asistiremos a una asamblea en la que se decidirá la colectivización de la tierra (una de las escenas más logradas de la película, en mi opinión). En la primera parte nos quedaremos por lo tanto con esta imagen buenrollista del POUM. Lo siguiente serán los hechos de Barcelona, en el que el director, que no por ser troskista es menos inteligente, provoca un encontronazo entre el PSUC (o "comunistas", como siempre lo llamarán en la película) y la CNT-POUM, en la que vemos como los malvados comunistas, que se han convertido en meras y serviles marionetas en manos de Stalin deciden aniquilar al CNT-POUM sin piedad ni corazón, porque no tienen alma ni sentimientos, total, son "stalinistas", a través del desengaño producido en el protagonista principal el espectador deberá transmutar también dócilmente su imagen sobre el PCE y horrorizarse ante el horror espoleado por los verdugos rojos, desde aquí hasta el final del film Loach utilizará todos sus increibles recursos (es un decir) para vilipendiar aún a los comunistas, hasta llegar a una escena final en la que la simbiosis entre comunistas y fascistas será completa y no nos quedará duda alguna de lo malvado que es Stalin y sus siervos. Llegando al climax final y con la conclusión azarosa de que el POUM era guay y el PCE caca.

Ahora vamos a ver porqué Loach a partir de la mitad de la película ha dejado abandonada toda nimia ínfula de veracidad e imparcialidad para acometer un ataque al PCE, al PSOE y a la II república que ni Pío Moa y César Vidal serían capaces de acometer juntos. El gran logro de esta película (que no es que sea precisamente una obra maestra) es hacerse pasar por una película progresista que sin embargo contiene buena dosis de historiografía reaccionaria. Y no voy a ser yo quien diga que los trotskistas son fascistas. Pero a los hechos y a los recursos narrativos que utiliza el señor Loach me remito. Otra reflexión de mi cosecha: me hace arquear la ceja (y mucho) que películas así se hagan tan famosas, estoy seguro de que películas así les conviene a aquellos que están "arriba". Ya me entienden. Y me extraña viniendo de un director con grandes peliculas y fuertemente comprometido con Loach, pero aquí se ha dejado llevar por sus sentimientos y ha dejado todo esfuerzo de revisión crítica de la historia abandonado.

Entremos en materia.

Primero, uno de los recursos mas poderosos que utiliza Loach para desmitificar al PCE es la figura del protagonista inglés, sin embargo, existen varios errores entorno a él que no puedo explicar, si era un miembro del Partido Comunista, es absolutamente inexplicable que fuera enviado a las milicias del POUM, este hecho no tiene mucho sentido, el problema es que si este buen hombre es el "alter ego" de George Orwell existe un problema: Orwell en aquel tiempo militaba en una organización trotskista, lo cual explica que acabara alistado en el POUM, pero no hay por donde coger que este señor acabara en el POUM. Luego, si fuese de verdad un militante comunista, conocería lo que es el centralismo demócratico, la disciplina de partido, el socialismo científico, sin embargo en esta película el inglés abandona todos sus principios de golpe (el único comunista que parece ser que lo hace en dicho film) para entregarse con los brazos abiertos al POUM, la transformación del personaje no se sostiene por sí misma, es una metamorfosis forzada que Loach acomete para darle la dirección que quiere a su relato. Éste hecho no es una cuestión baladí, Loach sabe que quién mejor para criticar al PCE que un ex-militante suyo decepcionado.

La persecución del POUM es un hecho sobre el que no se dan ningún tipo de detalles, deliberadamente el director trata de no profundizar en el tema para seguir construyendo su visión maniqueista del conflicto. Parece que las milicas del POUM están limpias de todo error y que solo fueron los comunistas los que hicieron barbaridades (que son innegables), los hechos de mayo que motivaron la persecución del POUM fueron un efecto de la ocupación por la facción cenetista "amigos de durruti" del edificio de la telefónica de Catalunya (aunque el mismo Durruti habría abominado de dicha acción, puesto que este gran anarquista comprendió la necesidad de la unión al frente popular y a la política de guerra a desarrollar en general), impidiendo una comunicación normal entre el gobierno republicano y la generalitat, poco después, el comisario de orden público se personó en el edificio para conocer los sucesos... siendo recibido a tiros por los valerosos anarquistas. Poco después las juventudes libertarias levantaron barricadas y el POUM-amigos de durruti llamaron a la huelga general... ¡en mitad de la guerra! un acto de traición que ponía en peligro el gobierno republicano y que rompía la unidad republicana que era más necesaria que nunca en la lucha contra el fascismo. Estos lamentables actos no fueron defendidos por máximos mandatarios del CNT. Con todas las cosas, la sublevación de este grupúsculo sectario e izquierdista (puesto que no comprendía que la necesidad apremiante era la victoria de la guerra y no el montarse una revolución por su cuenta en semejante contexto donde su supervivencia era imposible) fue aplastada, el POUM ilegalizado y sus miembros juzgados, pero al contrario de lo que se deduce por el final de la película, no fueron juzgados por "fascistas" o por su "connivencia" con Franco (de ésto fueron, ciertamente, acusados por el PCE), sino por "traición a la república", hay que decir que sólo se juzgó a algunos máximos mandatarios del mismo, sin inculpar a la militancia de base.

El POUM por lo tanto no era un partido de santos, era un partido sectario con una linea que pretendía romper el frente unitario, que se negaban a la militarización y a la unificación de sus milicias en un ejército regular disciplinado, necesario para derrotar a Franco, en su lugar estos sujetos se marcharon a las montañas a montarse sus milicias por su cuenta, con resultados no demasiado destacables, y en las que se cometieron todo tipo de abusos y arbitrariedades, tal era la linea de este partido "anti-estalinista" (que bien eran contrarios a Stalin, pero pedían a voces recibir las armas de calidad que entregaba la URSS de Stalin en vez de quedarse con los fusiles mexicanos que les explotaban en la cara) que además acusaba al PCE de ser contrarrevolucionario y "marioneta teledirigida de Stalin", no sabemos cómo Stalin podia controlar todo a miles de kilómetros de España, parece ser que tenía algún tipo de cualidad divina, una suerte de omnipotencia.

En fin, desde luego que la historia nos demuestra que nada es blanco y negro (ni rojo y negro, deberiamos decir), pero Loach acomete un ejercicio de absoluto maniqueismo vergonzante, el PCE, con sus errores, fueron unos luchadores abnegados por la república y la libertad, muchos comunistas dieron con sus huesos en la carcel, sufrieron torturas, el exilio, la muerte, para que ahora venga Loach y los insulte con semejante patochada histórica, y encima reivindicando a un partido cuya militancia eran 4 gatos y que casi no tenía importancia! menos idealismo infantil señor Ken, esto era una guerra, no se gana con buenas intenciones., se necesita más que éso, por muy buenos que en el fondo fueran los miembros del POUM, con sus acciones perjudicaron a la república.

La primera parte de la película es real y verídica y hasta emocionante, pero la segunda parte es una deformación diseñada al gusto del director para dar su propia visión política del asunto alejado de todo realismo. Es respetable que cada director cuente su visión sobre lo que le de la gana, pero en una pelicula sobre la guerra civil un poco de veracidad y valentía no vendría mal desde luego, por ésta razón la valoro con un 5 sobre 10. Ojalá la izquierda algún día sepamos quitarnos los dogmas de encima, por lo pronto, seguimos asistiendo a una película parcializada de la república. Seguiremos esperando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario